Noticias LocalesNoticias Provinciales

Lamentable: Delincuentes saquearon la escuela rural «Ana Bonillo» del Lote 146 Bajo Hondo y provocaron destrozos

Comparte este artículo

El colegio secundario E.E.S. Nº 116 «Ana Bonillo» del Lote 146 Bajo Hondo grande funciona en el predio de la histórica Escuela N° 415 , a pocos kilómetros de Sáenz Peña sufrió un importante robo que dejo al establecimiento sin  numerosos elementos entre ellos decenas de netbooks.

 

La denuncia fue formalizada ayer y ampliada en la mañana de este sábado en Comisaría 6º por la directora del establecimiento que lamentó el ataque vandálico.

Desvalijaron el colegio casi en su totalidad  llevándose todo lo más valioso, los malvivientes  se llevaron hasta las ollas y utensilios que utilizan los docentes para preparar el refrigerio de los alumnos que asisten a clases.

Vecinos del lugar  informaron a la directora  que el colegio secundario había sido robado, la mujer llegó al lugar y encontró un gran desorden, cosas rotas y la faltante de todo lo valioso que había en la institución educativa.

Al llegar al lugar la docente encontró la puerta de ingreso totalmente destrozada como también la reja de refuerzo. Al ingresar confirmó que faltaban numeroso y valiosos elementos como 25 computadoras netbook nuevas en su caja, del Programa Conectar Igualdad, un retroproyector, microscopio color blanco en su caja gris, seis caloventores de distintas marcas; una computadora completa de escritorio, una impresora HP negra, una cocina industrial con anafe roja, una cocina anafe de dos hornallas, entre otros numerosos elementos.

Se pudo constatar  también que los delincuentes destruyeron una pared de machimbre, divisoria del comedor de la Escuela primaria con la secundaria y se estima que los malvivientes habrían utilizado al menos un vehículo para llevarse todo. El establecimiento estaba sin casero desde hacía una semana.

Tras la denuncia tomó intervención la División Investigaciones Complejas Sáenz Peña.

La directora del establecimiento Mónica Peralta hizo público lo ocurrido en la escuela y a través de la red social Facebook señaló “La mezcla de sensaciones que produce esto, no tiene palabras para representarlas. Es mucho dolor e impotencia. A esos seres de dos patas mal llamados humanos, no les deseo la muerte, les deseo que sufran, porque todo el daño que le hacen a la institución no tiene dimensión”.

Allí mencionó entre otros aspectos que son un colegio «prácticamente» olvidados por el Estado. “Teníamos una computadora de escritorio y una impresora comprada por todos los profesores para hacer los títulos de nuestros alumnos. Así como la mayoría de las cosas que se robaron, fueron adquiridas con esfuerzo, con gestiones, con amor. Un retroproyector comprado por los docentes para dar clases. Un microscopio que es una herramienta valiosísima para aprender. Y así todo con sacrificio, cerraduras candados todo comprado con nuestros sueldos. Rejas hechas por los profesores y alumnos… todo absolutamente todo con esfuerzo”.


Comparte este artículo

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.