NAPENAY – MACABRO VELORIO: ABRIERON EL ATAÚD DE UN PRESUNTO COVID PARA VESTIR AL CADÁVER

El insólito y macabro suceso ocurrió ayer en zona rural de Napenay, localidad muy cercana a Presidencia Roque Sáenz Peña. En un campo se realizaba el velorio de un hombre fallecido con diagnóstico sospechoso de coronavirus. Algunos familiares se enojaron porque el cajón estaba cerrado y querían ver al difunto. Pese a las recomendaciones de una de sus hijas, sus hermanos forzaron el ataúd hasta abrirlo y manipularon el cadáver, lo sacaron de la bolsa que protege a los fallecidos COVID o sospechosos de haber contraído la enfermedad, y luego procedieron a vestirlo, ante la aterrada mirada de los presentes. Ahora la Justicia de Sáenz Peña trabaja para determinar cuanta gente estaba presente en el velatorio y cuántos pudieron estar en riesgo de ser infectados en cuestión de segundos, además de circular luego por diferentes sectores de Napenay y Sáenz Peña, también con el riesgo de infectar masivamente a la población.


FOTO: Ilustrativa – En este sentido, Periodismo365 pudo saber que la Fiscalía de Investigaciones Nº 3 a cargo del Dr. Marcelo Soto, trabaja para dilucidar la delicada situación de probables contagios en masa de coronavirus, que puedan surgir luego que abrieran un ataúd en un velorio realizado ayer en Lote 27. zona rural de Napenay.

Todo comenzó el fin de semana cuando en la mañana del sábado, una mujer de 57 años domiciliada en planta urbana de Napenay, denunció en sede policial que el pasado viernes fue a visitar a su padre en Lote 27 (zona rural) debido a que se hallaba muy enfermo y quedó a su cuidado.

El sábado a las 11 de la mañana, al ver que su padre desmejoró en su estado general de salud, lo trasladó al puesto sanitario local y de allí se lo derivo hacia Sáenz Peña para internarlo en la clínica UME de la UNCAus.

Luego, al regresar al campo por la tarde para retirar sus pertenencias, se presentaron su hermana y su hija, quienes sin motivo alguno la agredieron físicamente a golpes y la amenazaron de muerte, por lo que la mujer se retiró del lugar.

Tres horas más tarde, a las 20, des le UME le informaron que su progenitor  finalmente falleció, por lo que junto a otro hermano y su marido trasladaron el cuerpo de su padre hasta su casa del campo para velarlo, donde al llegar y por segunda vez fue atacada a golpes de puño y patadas por todo el cuerpo, otra vez por su hermana y la hija, donde también la amenazaron. En la medianoche del domingo estaban realizando el velorio a cajón cerrado por indicaciones del doctor y de la empresa funeraria, debido a que su padre era sospechoso de haber contraído COVID-19.

Al ver esto, varios familiares se enojaron y profiriendo fuertes insultos y vociferando improperios a todos los presentes, insólitamente comenzaron a desatornillar los bulones del ataúd y el cierre de la bolsa que protege a los fallecidos COVID o sospechosos de serlo, diciendo que la denunciante fue una irresponsable para permitir permitir eso.

Luego de forzar la tapa del ataúd, los irascibles sujetos lograron abrirlo, levantando el cadáver para poder colocarle ropa, sin respetar las indicaciones del protocolo COVID, atentando contra su salud y la de todos los que se encontraban en el velorio. La hija realizó la denuncia con el fin de dejar constancia de lo acontecido y que la Justicia tome urgente participación en la causa.

Comparte este artículo