Sin límite: ahora el kirchnerismo plantea renovar toda la Corte Suprema

El diputado Leopoldo Moreau aseguró que «la Corte está agotada» y necesita renovación y agregó que iría contra todos los magistrados del máximo tribunal.

????https://t.co/bOlESOigKH

— Vanesa Siley (@Vsiley) October 3, 2020“Yo creo que el juicio político lo que plantea es un escenario de discusión. Esta es una Corte agotada que juega al truco más que apoyarse en decisiones jurisprudenciales. Es una Corte que está institucionalmente muy degradada y jurídicamente no tiene el nivel de otros tiempos”, manifestó en Radio Con Vos.

En este sentido, dijo que los actuales jueces de la Corte no tienen el nivel jurídico de otros magistrados como los fallecidos Carlos Fayt y Carmen Argibay, o el propio Raúl Zaffaroni.

“Yo tenía diferencias enormes con Fayt, pero la verdad que jurídicamente era un tipo impecable. Ni hablar de Argibay y de Zaffaroni. Yo veo que esta Corte está muy por detrás de esos niveles”, señaló el diputado kirchnerista.

En este sentido, cuestionó que Rosenkrantz y Héctor Rossati aceptaron igresar a la Corte por decreto y que Elena Highton de Nolasco ya ha cumplido la edad para jubilarse. En cuanto a Lorenzetti dijo que ha tenido «actitudes disruptivas permanentemente y se sacaba fotos con Moro (juez brasileño que investigó la corrupción en el gobierno)». «Y Maqueda, sobre quien tengo un gran respeto personal, está en una especie de zona de confort», adhirió.

Este nuevo embate contra el máximo tribunal tiene lugar en medio de la polémica que se ha generado en torno a la decisión del gobierno de desplazar a tres jueces que habían sido trasladados durante el gobierno de Mauricio Macri.

Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi integraban un Tribunal Oral Federal con sede en Comodoro Py  y durante el Gobierno de Mauricio Macri fueron trasladados para cubrir dos vacantes en la Cámara Federal porteña, que actúa como primera instancia de revisión de causas por corrupción, narcotráfico y trata de personas. En tanto, el juez Germán Castelli fue trasladado desde el Tribunal Oral Federal 3 de San Martín, el 9 de octubre de 2018, hacia el Tribunal Oral Federal 7 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Para el kirchnerismo esos traslados eran irregulares, por lo que el Senado votó en contra de esos traslados y el presidente Alberto Fernández los anuló por decreto.

A raíz de ello, los jueces iniciaron acciones legales para defender su estabilidad y presentaron un per saltum para que el tema sea resuelto por la Corte Suprema. La semana pasada, el máximo tribunal abrió el per saltum y deberá expedirse en los próximos días. Desde el entorno de Cristina Kirchner han salido a presionar a la Corte ante la posibilidad de que ratifique a los magistrados en sus cargos. /MDZ

Comparte este artículo